La habitación de los niños es un espacio que jugará un papel fundamental en su desarrollo, convirtiéndose en un lugar de aprendizaje, descanso y juegos durante gran parte de su vida. La distribución y decoración de un dormitorio juvenil no puede dejarse a la improvisación, por ello queremos darte varias claves con las que sacarle el máximo partido al fortín de tus hijos.

Apuesta por colores claros y vivos

Una habitación infantil debe fomentar energía y diversión para hacer sentir cómodos a los pequeños de la casa, algo que podemos conseguir con una elección de colores vivos y en tonos suaves.

El blanco y los colores claros relajan el espacio y no lo sobrecargan, dando sensación además de un espacio más amplio que ayuda a los niños a disfrutar más de su cuarto.

juveniles con tonos claros y vivos

Añade tiras de luces en áreas específicas

Iluminar correctamente los dormitorios juveniles es importante para facilitar la lectura, tareas de estudio y juegos de los niños. Además de una adecuada luz general en el ambiente, las tiras de luces son ideales para adornar una zona de la habitación y crear aires festivos que a los niños les encantan. ¡Elige bombillas LED y no te preocupes por la factura de la luz!

Coloca percheros y facilita la organización

Además de un armario que te permita disponer de forma organizada de la ropa de tus hijos, poner un perchero facilitará colocar la ropa que utilicen de forma más habitual y permitirá a tus hijos ejercitar su capacidad de decisión en el día a día. Colgar bufandas, gorros o chaquetas os permitirá tener las prendas más a mano y dejar para el armario las prendas más ocasionales.

Aprovecha el espacio de debajo de la cama

Uno de los trucos para optimizar el espacio en un dormitorio de niños y que muchas veces no se utiliza son los bajos de la cama. Cajones para ropa menos habitual, de otra temporada o juguetes guardados en pequeños baúles son algunas de las opciones que te permitirán disponer de más espacio libre.

Juveniles que aprovechan el espacio

Dale un toque nórdico a la decoración

Una buena idea para crear una decoración original es añadir elementos de estilo nórdico que acompañen a un ambiente relajado y funcional. Sillas como esta son muy prácticas y resistentes, además de aportar un estilo muy personal a la estancia juvenil. ¡Crea un espacio de diseño!

Organiza un espacio de trabajo cómodo

Además de una zona de juegos, las habitaciones infantiles se convertirán en un refugio de estudio, lectura y aprendizaje para desarrollar sus capacidades. Por ello es importante configurar una zona de trabajo con una mesa de escritorio a su medida que les permita un uso fácil y en un ambiente tranquilo.

 

¿Qué otros trucos sigues para decorar el dormitorio de los niños?